viernes, julio 27, 2007

Janokosebe Iridaja

Hace algún tiempo recuerdo haber tenido una conversación de tipo gastrítica con una amiga acerca de la situación de las comunidades indígenas venezolana. En ese momento se empezaban a ver wayuues, waraos, yekuanas por diversas ciudades del país, pidiendo dinero, en los semáforos, cerca de los bancos, en las paradas de autobús, en restaurantes. También está el caso de aquellos quienes aprendieron a adaptarse a una sociedad de consumo y vendían su artesanía, sus herramientas de cacería, su comida, etc.

Recuerdo que mi amiga decía que esas comunidades se venían a las ciudades porque se dieron cuenta que hay mejores condiciones de vida que en sus regiones, lugares donde no tendrían acceso a las tecnologías (teléfono, autos, computadoras), a las escuelas y a la información.

Hoy recuerdo esa conversación, que me hizo sentir cual profesor de sociología discutiendo con una niña catira de bervely hills, porque Manuela Blanco me envía la información del estreno de su largometraje Janokosebe Iridaja, un documental al cual le ha estado dedicando mucho tiempo y ahora finalmente, gracias a los aportes del CNAC y de No Films, se podrá estrenar el 1 de agosto del 2007 en el CELARG, en la sala 2 a las 7 de la noche.

Siempre he pensado que se ha menospreciado y subestimado las culturas indígenas en Venezuela, tanto así que el estado no propiciaba un espacio adecuado para ellas. Sencillamente se veían al abandono y los ciudadanos de las metrópolis invadían sus zonas, directa o indirectamente, obligándolos a desplazarse o presionándolos a cambiar su cultura, por no ser muy apta para las ciudades.

3 comentarios:

Asociación Cooperativa No Film dijo...

hola!
muchas gracias por publicarnos.
Kaori Flores Y.
No Film

Anónimo dijo...

Terrible documental, por cierto.

Sebastián. dijo...

Epifanio quiere saber ¿quién le puede prestar 50,000 bolos porfa? Espera no agarrarlos fuera de base.

 
Free counter and web stats