jueves, agosto 03, 2006

Apartheid radial

Desde hace algún tiempo se exigió un certificado de locución para poder salir al aire como moderador de un programa. Todavía en la mayoría de las radios se mantiene esa exigencia, no importa si eres comunicador social o si casi vas terminando la carrera, sencillamente debes tener el certificado para hacer, por ejemplo: cuñas.

Ahora bien, conseguir el bendito (o maldito) certificado no es cosa fácil. Tienes que presentar un examen en la Universidad Central o en La Universidad del Zulia, pagar casi un millón de bolívares y si pasas la prueba te certifican. Luego pues, haces uso del pedazo de papel que todavía algunas radios del país le exigen a los comunicadores para poder participar en ellas.

Si te gradúas en Comunicación Social habrás pasado por la cátedra de producción de radio, mejor conocida como: radio. Por ende estuviste todo un año, o al menos un semestre, estudiando a la radio (AM, FM, satelital, Web o lo que sea). Sin embargo tienes que pagar casi un millón de bolívares o quizás más (todo depende de tus viáticos para Caracas o Maracaibo –ciudades donde se presentan las pruebas-) para poder asistir al curso y así obtener tu pedazo de papel.

Este curso, el cual es obligatorio para presentar el examen, tiene exactamente los mismos tópicos que encuentras en el pensum de la carrera entera, pero al parecer, para quienes otorgan estos certificados, tu año de radio no fue sino basura.

Lo más extraños de todo es que el Colegio de Periodista proteste últimamente por lo que ellos consideran coacción a la libertad de expresión, pero no haya hecho una revisión de este vicio que se ha creado en torno a los certificados de locución y que ellos pudiesen ayudar a solucionar muy rápidamente.

Todo esto genera suspicacia. Un colegio de Periodistas que no protege ese derecho que tiene sus profesionales para ejercer la locución y unas escuelas que acaparan la ventas de unos pedazos de papel que te certifican para hablar a través de la radio.

Lamento mucho si este post suena a protesta egoísta o como un grito en un cuarto lleno de goma espuma que jamás dejará salir una pizca del chillido, pero ¿por qué no permitir que escuelas como la de Comunicación Social, de la ULA tenga esa posibilidad de otorgar ese certificado?, o que certifique como locutor a aquellos quienes pasaron algún tipo de examen dentro de la cátedra de radio, o mucho mejor: que dejen de cobrar tanto.

Hay tantas opciones para poder darle cabida a quienes quieran hacer radio sin ser discriminados.

3 comentarios:

Reindertot dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Asi de simple.

Dr. Lard dijo...

mi pana, para las universidades que se adueñaron de algo que otorgaba el otrora Ministerio de Transporte y Comunicaciones es un negocio redondo. No creo que aflojen la guardia así el gobierno los amenace de hacer toma de ese otorgamiento (aunque creo que al mismo gobierno no le interesa ese problema del monopolio de certificaciones), sólo hay que esperar...

Sebastián dijo...

Para nada justifico que un Comunicador no pueda ejercer como locutor comercial. Sin embargo hay que aclarar que las radios no son del todo responsables al respecto, recordemos que esta condición está establecida en la ley, y en todo caso ahí es donde debe estar la reforma, la radio sólo la intenta cumplir. Con este comentario no pretendo ponerme de parte del negocito que tienen LUZ Y la Central o mucho menos justificar la ineficacia del CNP, sólo quiero repartir las culpas más justamente.

 
Free counter and web stats